Las familias reclaman maestros formados para tratar a niños superdotados

Depresión, baja estima, malos resultados académicos y abandono escolar son algunas de las consecuencias de la falta de atención

A Javier (nombre ficticio) le cambiaron tres veces de colegio sus padres. No sabían qué hacer con el chaval. Indisciplinado, Javier se había convertido en el muchacho más rebelde de su clase, abusando sin piedad de sus compañeros de clase y convirtiendo en un martirio su estancia en clase para los profesores. Pero todo cambió a mediados del curso pasado, cuando un psicólogo se hizo la pregunta: ¿y si Javier se aburre en clase? Es una de las características propias de la gente superdotada o con altas capacidades. Seguir leyendo...

DANIEL ROLDÁN

https://www.diariovasco.com/

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo